El Raposo

El Raposo se inició en el último tercio del S. XIX, cuando hacia 1860 cuenta la tradición que una cochina de una de las piaras existentes en la finca conocida como “El Raposo”, aquejada de dolores en sus articulaciones, fue encontrada por el cuidador de la piara un día después de su desaparición entre los lodos que forman un pequeño arroyo que atraviesa la finca.

Al acercarse a ella, creyendo que estaba muerta, se sorprendió al comprobar que ésta vivía y que los movimientos renqueantes del animal habían desaparecido, curándose de sus males.

Durante muchos años, este primitivo centro termal se conoció con el nombre de “La Cochinilla”, pasando después a conocerse por su actual nombre “El Raposo“, que le viene dado porque en la finca donde se encuentra ubicado, a juzgar por el nombre, había abundancia de zorros.

La fama de estas aguas y lodos fue tal que hubo que erigir algunas construcciones que sustituyeran a las primitivas charcas de lodos, donde los primeros bañistas tomaban sus baños.

La construcción del Balneario trajo a su vez la adecuación de un recinto hotelero y unas zonas de casas que favorecieron la estancia de bañistas y acompañantes, siendo el resultado final unas magníficas instalaciones que, con las posteriores y lógicas reformas, forman un lugar idóneo y excelente para el descanso.

Este Balneario dispone en su entorno de más de 60.000 metros cuadrados de arboleda y de vegetación que le confiere durante todo el año una temperatura agradable y muy especial.

Alange | Baños de Montemayor | Fuentes del Trampal | San Gregorio | Valdefernado