El Carnaval es una fiesta que se remonta a tiempos muy antiguos, algunos la vinculan en su origen a fiestas romanas, aunque existen diversas opiniones sobre su origen. El Carnaval actual, sin embargo, proviene de la Edad Media, época en la que existe una clara contraposición entre Don Carnal y Doña Cuaresma. Hoy, libre de viejos prejuicios y llena de color y libertad popular, es ante todo un espacio de diversión y participación popular que se produce puntualmente cada año en fechas inmediatamente anteriores a la Cuaresma.

En muchos lugares las viejas tradiciones
y raíces populares se han respetado y conservada su vigencia a pesar del paso de los tiempos.

El uso de la máscara o disfraz es práctica común en estas fiestas. Destacaremos carnavales rurales como el Jarramplas, Taraballo y Carantoñas, los "Jurramachos"en Montánchez; en Coria el "Pintorino" o curarabino que remeda la vida de la ciudad desde el púlpito; las "Vaquillas" de Peloche, que siguen construyendo los muchachos de la localidad; en Nuñomoral y sus alquerías salen a a la calle una interminable hilera de personajes, como los "Antruejanos", "El Obispo Jurdano", "Los Diablillus", "El Gordo", "La Mona", "El Burru-Antrueju", etc.

Declarado de interés turístico es el Carnaval de Navalmoral de la Mata. Los Carnavales del Campo Arañuelo hunden sus raíces en el tiempo.

Declarados también de interés turístico son los Carnavales de Badajoz, en los que las máscaras y disfraces desempeñan igualmente un papel fundamental.