Navalmoral de la Mata
Ya en el siglo XVII, se celebraban en la comarca del Campo Arañuelo festejos carnestolendos. Esta tradición, a pesar de períodos de prohibición, se mantuvo gracias al ingenio de los moralos y su comarca, que los disfrazaron carnavalescamente bajo el nombre de Fiestas de Invierno, y que llegaron, afortunadamente, hasta nuestros días.
Unos meses antes a las fechas del Carnaval, los moralos comienzan con los preparativos de los trajes, las carrozas y comparsas. Se puede decir que estos ratos, en los que la peña se une para buscar una idea que rija la comparsa o la carroza, son de los mejores.
Las murgas, encargadas de llevar el humor a las letras de las canciones, crean también gran expectación entre los moralos y los visitantes que participan en el Carnaval.
Las fiestas comienzan el sábado con el chupinazo, en medio de la concentración de peñas, charangas y comparsas.
Desde el Domingo Gordo hasta el miércoles de ceniza, Navalmoral, acoge con alegría a propios y vecinos de otras localidades que, desde hace años, se han sumado a la celebración de los carnavales moralos, conocidos, desde pasadas décadas, como Carnavales de Campo Arañuelo, en honor de esta común y original celebración carnavalesca comarcal, que habla bien y mucho de la sociabilidad de los habitantes de la zona.
El domingo se realizan capeas con vaquillas y un colorista desfile de carrozas con innumerables participantes.
El lunes trae la participación de los más pequeños, dándose un nuevo desfile de carrozas el martes.
Finaliza el carnaval el miércoles de ceniza con el célebre entierro de la sardina, entre sollozos y lamentos de todos, en la Plaza Mayor de Navalmoral.



Clic en imagen,
AÑOS ANTERIORES