A medio camino entre la actividad deportiva y el más puro entretenimiento, ya hablemos de pesca o de caza, estas actividades representan los deportes con mayor número de practicantes.

El contacto con el aire libre, el relax o la emoción con los que se desarrollan estas actividades son sólo algunos de los alicientes con los que cuenta la caza y la pesca.

El futuro de estos deportes está vinculado a una correcta gestión de los recursos cinegéticos y piscícolas de todas nuestras tierras, embalses y ríos. Los cazadores y pescadores deben ser los primeros interesados en preservar la riqueza biológica que nos rodea, con prácticas como la pesca “sin muerte”, en la que, una vez cobrada la pieza, se la devueve con vida al agua.

Hoy día, todos debemos estar cada vez más comprometidos por el respeto a los recursos naturales y el Desarrollo Sostenible.

Fomentar la pasión por la caza y pesca de modo que estas actividades sean respetadas y admitidas por todos los sectores de la sociedad pasa ineludiblemente por que los cazadores y pescadores sean los primeros en dar ejemplo de respeto y custodia del medio ambiente. Para exigir protagonismo y respeto a estas actividades deportivas hay que demostrar que el paso de un pescador o un cazador por la naturaleza, no deja tras de si un reguero de cartuchos vacíos por el campo o verdaderos vertederos de basura a las orillas de ríos y embalses.

"Por una naturaleza limpia", en la que la colaboración de todos los cazadores y pescadores es necesaria para mantener limpio el campo.