Extremadura es una tierra de contrastes gastronómicos.
Desde sus cocinas tradicionales, hasta la cocina monacal o de restauración, la gastronomía extremeña reúne y aglutina múltiples componentes propios de su sociedad y su cultura consolidadas a lo largo del tiempo.

La historia
ha ido marcando sus productos y platos afamados.
Desde el gran raigambre del CORDERO, por los habitantes cristianos, pasando por las MIGAS y SOPAS DE AJOS de origen musulmán, a la ADAFAINA judía, antecesora a nuestro COCIDO
EXTREMEÑO.

La repostería
que deleitamos hoy es de herencia árabe, cultivada a través de los tiempos por Monasterios y Conventos en la edad media.

El gran símbolo extremeño es la matanza del cerdo
ibérico y su afamado jamón y embutidos.

Productos más afamados:

El embutido del cerdo ibérico y su Jamón con denominación de Origen: Dehesa de Extremadura.
El Cordero en la parte meridional de la región y el Cabrito en el norte.
Anguilas, Barbos, Bogas y Tencas productos del Tajo y Guadiana.
Gran variedad de Caza como: Codornices, Venados, Jabalíes, etc.
El Aceite de Oliva y sus aceitunas "Machás y Rajas".
Los quesos, como el de Cabra de Castiblanco, y los Ibores, de Oveja de la Serena y las Tortas del Casar de Cáceres.
Los caldos, tintos, rosados y blancos de Tierra de Barros con denominación de origen Ribera del Guadiana.