Los Escobazos
Jarandilla de la Vera - CÁCERES - Noche del 7 de diciembre

Diversas son las leyendas que hablan del origen de este festejo, que en Jarandilla de la Vera tiene lugar en la víspera de la festividad de la Inmaculada Concepción.
Tal vez, la costumbre de utilizar los escobazos en esta fiesta, provenga como recuerdo de la norma que, antaño, tenían los pastores de la zona, y que consistía en intercambiar escobazos entre ellos como muestra de alegría y saludo jubiloso, tras largas temporadas sin venir al pueblo y sin verse.
Otras opiniones apuntan a que esta costumbre proviene de otra que, antiguamente, existía entre los naturales de Jarandilla, como forma usual de agradecer a la Virgen de la Inmaculada su protección, tras la conclusión de las faenas agrícolas que se realizan en otoño.
Actualmente la fiesta comienza al atardecer en la Plaza Mayor.
Allí se presentan mayores y pequeños con unas escobas por ellos confeccionadas, con las que, una vez encendidas, se dan unos a otros con agrado.
El momento cumbre de la noche viene con la salida del Estandarte de la Virgen, desde la parroquia, portado por un jinete, al que acompañan también numerosas caballerías y el pueblo, con escobas encendidas recorriendo todos la población.
Es costumbre durante este día que, los vecinos de Jarandilla, enciendan hogueras en sus calles y saluden a los visitantes y a los convecinos con escobazos, vino, alegría y cordialidad.

Los mejores momentos
Reunión de los vecinos con escobazos en la Plaza Mayor.
Salida del Estandarte de la Virgen desde la Iglesia y procesión por el pueblo.