Mérida tiene el privilegio de combinar en armonía el paso la marcha vertiginosa de la modernidad con el andar sereno de un rico pasado cultural e histórico.

Capital de la Comunidad Autónoma de Extremadura, atravesada por el río Guadiana, y unida entre sí por dos puentes, uno romano cargado de historia, y otro moderno que añade contraste entre la Mérida que crece hacia el futuro y la Emérita que se siente mestiza gracias a sus siglos de historia y a los pueblos que la pasearon dejando un rastro de incalculable valor patrimonial.

El 8 de diciembre de 1993 en la XVII Asamblea de la Lista de Patrimonio Mundial (UNESCO), fue aprobada por unanimidad la candidatura presentada por la ciudad, siendo declarada PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD.

Por Decreto de 8 de febrero de 1973, en vísperas de conmemorarse su Bimilenario, Mérida fue declarada "Conjunto Histórico-Arqueológico", única que ostenta esa denominación en España.

Ciudad industrial y de servicios, nudo vital de comunicaciones en las rutas Madrid-Lisboa, Sevilla-Gijón (Vía de la Plata) y Badajoz-Valencia, es, con casi sus 60.000 habitantes, centro de atracción turística e imprescindible lugar de estudio sobre el mundo romano.