Durante el primer siglo de esta época de la Historia cabe destacar la gran aportación de gentes extremeñas a la exploración, conquista y colonización de América. Además de Hernán Cortés, Francisco Pizarro, Orellana, Vasco Núñez de Balboa, Hernando de Soto, Alvarado, Valdivia o Diego García Paredes, fueron miles los extremeños y extremeñas que emigraron hacia las nuevas tierras americanas exportando nuestra cultura, religión y costumbres y bautizando los nuevos lugares con el nombre de sus localidades.

En el año 1556 el emperador Carlos I abdicó en su hijo Felipe II, retirándose hasta su muerte en 1.558 al Monasterio de Yuste.
La edad Moderna representa en Extremadura casi tres siglos de conflictos entre los ganaderos y los agricultores por la disputa de las tierras. Bajo la protección de la Mesta, los ganaderos fueron los grandes beneficiados, impidiendo la siembra de la mayoría de las tierras y quedando así a su disposición para pastos.

Es una época también en la que se producen disputas y enfrentamientos con Portugal que convierten a Extremadura en campo de batalla. Así, a principios del siglo XVIII, Portugal trató de incorporar a su territorio poblaciones fronterizas como Badajoz, Alburquerque y Valencia de Alcántara.