Cualquier época es buena para viajar por la provincia de Cáceres, en estas páginas sólo pretendemos presentar al viajero recorridos que le resultarán inolvidables. Desde los verdes perennes de los valles del norte; el Ambroz, el Jerte, la Vera, las Hurdes, Sierra de Gata, a los del sur; Ibores y Villuercas unidos por las llanuras del campo Arañuelo y los montes del Parque Natural de Monfragüe, cruzados de norte a sur por rutas cargadas de historia como la Vía de la Plata y la Raya que hace frontera con Portugal.
Paisajes donde se funde el cielo con el agua de ríos como el Tajo y el Tiétar ensanchados por gargantas de aguas cristalinas nacidas de las nieves de Gredos. Pueblos llenos de encanto, historia, y tradiciones, sus gentes ofrecen hospitalidad sin condiciones. Lugares donde la flora y la fauna aún cabalgan en libertad.
Su Capital, Cáceres, Patrimonio de la Humanidad, ciudad abierta y acogedora, dispuesta a mostrarnos sus bellos monumentos unidos en una ciudad antigua sin igual.
El viaje será para recordar, para andarlo sin prisas, recreándose en sus pueblos y plazas, en sus paisajes en sus olores a miel, a jara, a tomillo. Lugares para llenarse de silencio.