Con la llegada de la pascua y la primavera, muchas localidades de Extremadura celebran las romerías en honor a sus patrones y patronas.

Carros engalanados, santuarios, naturaleza, gastronomía, actos religiosos y festivos se funden en estas romerías extremeñas en las que gente de dentro y de fuera se encuentran para pasar unos días de sana convivencia.

Estas romerías suelen celebrarse en parajes diversos y sus orígenes se remontan en muchas ocasiones a varios siglos.

La romería ofrece un reencuentro con el mundo rural, que está presente en el recuerdo de la mayoría de los que en ellas participan. Son momentos para compartir con otros grupos los primeros tragos de vino, juntar las “meriendas” de cada uno para hacer esa comida campestre condimentada de diversión y amistad.