Semana Santa de Badajoz

Tallas célebres o anónimas han ido formando un legado artístico y religioso, en el que el imaginero y la devoción de los nazarenos han hecho de la Semana Santa pacense un punto de encuentro religioso multitudinario, lleno de belleza plástica.

Blancas y estrechas calles, la Catedral, la calle San Juan, la Plaza de la Soledad, Puerta Palma y otros rincones pacenses más, son testigos y escenario del paso de los nazarenos, entre velas, devoción y respeto y el olor a azahar de los naranjos que abren en primavera.

En la noche o en la madrugada,
en plazuelas o desde los balcones de las calles, unas voces serias cantan a la Virgen o al Cristo que por ellas pasan.
Saetas que lo silencian todo, letras que llegan y salen del alma, voces que desgarran y desgranan poemas que hablan de dolor, muerte y esperanza.

Los mejores momentos

El paso de las procesiones por la Catedral y centro de la ciudad.
La salida y la entrada de los pasos en sus Iglesias y Conventos.
La llegada de algunas Cofradías a la Plaza de la Soledad.