Semana Santa de Mérida

Durante la Semana Santa, en la que fuera capital de la Lusitania imperial, en la Emérita romana, las tardes, las noches y las madrugadas, acogen el recuerdo de la Pasión de Cristo, teniendo como escenario sus calles y su patrimonio histórico.

Sus habitantes llevan en procesión las bellas imágenes de los templos y así, en su itinerario penitencial, pasan por monumentos y testigos de otras épocas históricas: teatro, anfiteatro, templos, puentes, arcos, que contribuyen con su estética intemporal a enaltecer sobremanera la siempre respetuosa escena de hombres y mujeres en devota penitencia.

La madrugada emeritense se viste de silencios para recoger con respeto promesas, penitencias y sentimientos.

Vía crucis entre antorchas e historia, procesiones entre estrellas, nazarenos con velas encendidas y costaleros que cumplen promesas en su salida de ida y vuelta.

Los mejores momentos
Paso de las procesiones junto a los monumentos romanos.
La Llegada de las procesiones a la Plaza de España.
Vía Crucis de madrugada hasta el Anfiteatro romano.
Entrada y salida de las Hermandades.


Fotos:www.merida.es