El Embalse de Orellana, incluido enteramente dentro del espacio protegido, es la única zona húmeda de Extremadura que pertenece a la lista de humedales de importancia internacional establecidos en el Convenio de Ramsar, junto otros lugares tan renombrados como Las Tablas de Daimiel, Doñana o Delta del Ebro.
En 1989, esta zona se clasifica como Zona de Especial Protección para las Aves.
En 1998 se incluye dentro de la Red de Espacios Naturales Protegidos con la figura de Zona de Especial Conservación.
Es el más grande de los situados en el tramo medio del Río Guadiana, está regulado por los de García de Sola y Cíjara y por el transvase del Zujar y La Serena.
La Sierra de Pela es una inmensa sierra-isla en medio de un paisaje muy variado de vega y llanura, en que se alternan los cultivos de regadío, campos de cereal, pastizales, dehesas y matorrales, siendo uno de los enclaves que acapara mayor biodiversidad de Extremadura. Hacia el sur, los extensos pastizales de La Serena, realzan la recortada silueta de la sierra que emerge de la penillanura.
La superficie es de 42.600 ha, incluyendo los términos municipales de Orellana la Vieja, Orellana de la Sierra, Acedera, Navalvillar de Pela, Casas de Don Pedro, Talarrubias, Puebla de Alcocer, Esparragosa de Lares y Campanario.